Carusel Blog

Estación de Vítebsk

Lee sobre la estación de tren más romántica en Rusia.
Es interesante, que en aquella época los pasajeros no llevaban sus maletas a los coches, pero las facturaron al vagón de equipaje, como lo hacemos ahora en aeropuertos
Parece que las estaciones de tren son los espacios más románticos en el planeta. Son los puntos de partidas de nuestros viajes, lugares de encuentros y despedidas, citas amorosas y grandes esperanzas.

En San Petersburgo es la Estación de Vítebsk - la más bonita del país.

Desde aquí, en el año 1837, salió el primer tren ruso "Agil" con su primer pasajero - Emperador Nicolás I.

El edificio que vemos ahora fue construido luego, en el año 1904 por el arquitecto Stanislaw Brzozowski, quien dedicó la gran parte de su vida profesional a ferrocarril y creyó en esta precisa construcción del edificio público el excelente ejemplo del modernismo o Art Nouveau ruso.

En su construcción aprovechó las últimas tecnologías arquitectónicas e ingenierías, teniendo en cuenta primariamente las funciones de la estación. Usaba la gran cantidad de metal y vidrio incluso en la construcción de cúpula luminosa del vestíbulo principal y techo de arcos de andén, parcialmente cubierto, situado en la segunda planta.

Entre otras innovaciones tecnológicas son los ascensores para pasajeros y cargas, y la calefacción central que ahora no funcionan, pero en el principio del siglo 20, sí funcionaban. Se utilizaron ampliamente la electricidad para las lámparas y ascensores.

Además de las últimas tecnologías la estación es ricamente decorada según la moda y nuevas tendencias del Art Nouveau. El vestíbulo principal contiene la inmensa escalera principal, decorada con mármol y bronce, y grandes ventanas con vidrieras coloreadas dan mucha luz, que aumentan las lámparas eléctricas.

Entre las decoraciones florales, típicas para el estilo, hay las cabezas de Mercurio y misteriosas mujeres, así como el escudo del Imperio Ruso.

En la segunda planta se sitúan lujosas salas de espera, decoradas con las pinturas dedicadas al desarrollo de ferrocarril en Rusia, y ex restaurante, tan bonitas que a veces las usan para exposiciones, por ejemplo, sobre la moda de la época.

Claro que la fachada está al igual interesante como el diseño interior, une todas las partes asimétricas de la construcción en un edificio de modernismo, pintoresco y vibrante, con el arco grande en una fachada y la torre de reloj en la otra. Y en esta torre encontramos a los búhos, tan apreciados por los arquitectos del estilo.

Ya más por 100 años, de esta estación salen los trenes a los pueblos cerca de la ciudad, donde están situadas famosas residencias reales -Tsarskoe Selo con espléndido palacio de Catalina y romántico Pavlovsk. Su nombre actual deriva de la ciudad bielorrusa Vitebsk, ya que ahora los trenes de larga distancia a Bielorrusia, Letonia y Lituania salen principalmente de aquí.

Aunque la estación está tan bien parecida y moderna, la familia real no la usaba casi nunca. Tenían su pabellón separado ubicado al otro lado de la estación y construido según el diseño del mismo arquitecto, S. Brzozowski, en modernismo. El pabellón fue inaugurado en 1901, 3 años antes que la estación, y actualmente está en reconstrucción.

Texto Karina Matveeva
Comparte esta publicación
booked.net